La regadera mágica

2 de mayo de 2012
Image
La meditación es continuamente considerada una práctica espiritista/mafufa/marciana/extraña. No tengo nada en contra de eso, pero se me ocurrió una buena manera de explicar para que sirve no solo la meditación como entrenamiento sino un simple momento a solas con nosotros mismos. Resulta que *saca jabón y comienza a lavar ropa mientras se dispone a contar el chisme* mi esposo

La meditación es continuamente considerada una práctica espiritista/mafufa/marciana/extraña. No tengo nada en contra de eso, pero se me ocurrió una buena manera de explicar para que sirve no solo la meditación como entrenamiento sino un simple momento a solas con nosotros mismos.

Resulta que *saca jabón y comienza a lavar ropa mientras se dispone a contar el chisme* mi esposo no suele bañarse al levantarse. Como trabaja en casa, lo primero que hace es saltar al escritorio. Normalmente está trabajando desde las 7am así que a eso de las 10 ya necesita un break.

El break es tomar una buena ducha. Solo unos 7-12 minutos bastan para que mi amado no solo salga limpio, pulcro y oliendo a Calvin Klein sino para que tenga a mano la solución a un problema que no había podido resolver, una epifanía (onda como las del Dr. House), o simplemente una muy buena idea.

Empecé a bromear cada que entra al baño. La regadera mágica la llamo porque entra abrumado y sale renovado.

Mi esposo no le hace a la meditación. Dice que no le interesa, pero curiosamente cada que entra a la regadera mágica, sin proponérselo, medita un poco. Ese tiempo a solas es tan clave que se ha vuelto hasta vicio. Amén de la necesidad de quitarse la mugre de encima. Dos pájaros de un tiro.

Siempre he pensado que independientemente de que se practique formalmente la meditación o no;  todos necesitamos de unos momentos a solas. Unos minutos en los que no estemos atendiendo a nadie, trabajando, contestando o haciendo algo. Es en esos momentos en los que le damos oportunidad a la mente de  procesar toda esa información que va corriendo vertiginosamente.

Si nunca has meditado, tomar 5 minutos como break para solo respirar y poner la atención en uno son una excelente manera de empezar. Si nunca piensas meditar, también necesitas esos momentos de pausa y descanso.

Si puedes también pueden juntarlo con el momento de la limpieza matutina, que mejor. Multitask que le llaman (;