Enseñanzas budistas de una Gran Danés: palito y premio

14 de marzo de 2012
Image
Mi perra me ha dado grandes enseñanzas que quiero compartir con ustedes en una especie de serie que iré desarrollando con el tiempo. Hoy quiero empezar con la del palito y premio. Mi gran Danés adora la madera. Todo o que sea palo, palito, vara, tronco. Imagino debe ser por la textura. Normalmente nos peleamos: ella por agarrar palos de

Mi perra me ha dado grandes enseñanzas que quiero compartir con ustedes en una especie de serie que iré desarrollando con el tiempo. Hoy quiero empezar con la del palito y premio.

Mi gran Danés adora la madera. Todo o que sea palo, palito, vara, tronco. Imagino debe ser por la textura. Normalmente nos peleamos: ella por agarrar palos de la calle y yo por hacer que los suelte o, si tengo suerte, que ni siquiera alcance a pescarlos.

Un día, estábamos caminando y tomó un palito. Ese día estaba yo cansada de pelear con ella, así que suspiré y le permití portar orgullosa su “presa”. Sin embargo, yo traía la bolsita de premios, así que decidí tentarla con uno.

El conflicto en sus ojos fue devastador: ¿el palito o el premio? ¿el premio o el palito? volteaba a verme, luego al premio, luego a mi con el palo firmemente agarrado en sus dientes.  Así caminamos unas cuadras mientras su frustración e indecisión iban creciendo.

 Lo que aprendí: no se puede tener todo al mismo tiempo. Tampoco puedes hacer dos cosas al mismo tiempo. La física es sabia: dos objetos no pueden ocupar el mismo espacio a la vez.

Suena estúpido, pero comprender esto nos quita tanto conflicto, dolores de cabeza y cansancio! No tratemos de hacer mil cosas a la vez, tampoco debemos frustrarnos si no podemos comprar o tener todo lo que queremos HOY.

Palito y premio es una fuente de dolor y sufrimiento en nuestra vida diaria. Si realmente aceptamos que solo podemos tener una cosa en la boca a la vez, ese sufrimiento no tiene quien lo alimente.

Al final, se decidió por el premio… lo irónico es que yo me hubiera quedado con el palito. Dura muchos minutos más que el premio, pero cada quien sus decisiones.