Cómo empezar a meditar

15 de febrero de 2012
Image
Cuando oí hablar por primera vez sobre la meditación y me informé un poco más del tema, asumí que era una práctica difícil, que requería conocimientos y un “no se qué”. De esa primera vez que escuché del tema a que me puse realmente a meditar pasaron muchos años. Creo que tuvo que ver con esa idea de que “hay

Cuando oí hablar por primera vez sobre la meditación y me informé un poco más del tema, asumí que era una práctica difícil, que requería conocimientos y un “no se qué”.

De esa primera vez que escuché del tema a que me puse realmente a meditar pasaron muchos años. Creo que tuvo que ver con esa idea de que “hay que ser un iniciado” para simplemente sentarte!

Hay varias técnicas de meditación pero les platico de la que yo uso y que es la ideal para principiantes. Nada de iniciados ni largas horas, ni grandes estudios. Es realmente muy simple:

  • Elige un lugar para meditar en tu casa. La idea es que siempre que medites, lo hagas en el mismo lugar.
  • Lo ideal es meditar en la mañana, pero si tus mañanas son demasiado agitadas, puedes hacerlo en al tarde o en la noche. Yo lo hago tanto en la mañana como antes de dormir. NOTA: despierten un poco antes de meditar, de lo contrario, corren el riesgo de que la práctica los lleve a dormirse de nuevo.
  •  Usen ropa cómoda (la piyama está bien)
  • Si pueden hacer la flor del loto, consigan un cojín que al sentarse en el, las rodillas queden abajo de sus caderas. Si lo hacen en el suelo directo, puede que les suceda lo que a mi: unos calambres horribles en las piernas que no me dejaban meditar!. Hay gente que no le pasa esto, pero siempre es recomendable el cojín, porque además mantiene la columna vertebral derecha. Un punto muy importante en la meditación. Si no pueden hacer flor del loto, usen una silla. La espalda perfectamente recta. Nada de descanso, curveada y mucho menos la “pata cruzada”.
  •  Ya que se encuentren cómodos en su postura, cierren los ojos y concéntrense en su respiración. Cada vez que inhalen repite “inhalo” en silencio. Lo mismo al exhalar.
  •  Verán que la atención se desvía de la respiración, porque la mente empieza a revisar pendientes (el futuro), a recordar una situación del día anterior (el pasado), etc. Empieza a “papalotear”. Cuando te des cuenta de que estás papaloteando, simplemente regresa a tu respiración.

 

La meta:

lograr hacer esto por 10 minutos el primer mes. Ya después podrás hacerlo por 20 minutos o hasta una hora si así lo deseas. Para no perderte en el tiempo, puedes colocar un timer (de cocina o el el de tu celular).

Si necesitan empezar con solo 3-5 minutos, adelante.

Y eso es todo.

 

Lo importante es: 

Ser constante. Mucho más beneficioso es meditar 10 minutos diarios que media hora dos veces a la semana.

Que te sientas cómodo. Al principio puede ser algo extraño estar simplemente sentado. Con la práctica sentirás los beneficios y al rato ya no nada más no se te va a hacer raro, se te va a hacer vicio.

Una de las cosas que se pretenden con la meditación es justamente “acallar la mente”, pero no la mente creativa. La mente que “papalotea”, la que no cesa, no te deja concentrarte, la que te cansa sin llegar a ningún lado.

 

Cuenten que tal les va en su práctica!