7 razones para dejar de comprar tanta chiva

21 de marzo de 2012
Image
1. Las cosas materiales pierden su efecto «nuevo, poseo,  WOW, estatus etc. » en muy poco tiempo. Un estudio de un piscólogo gringo evolutivo (ahhh se me olvidó su nombre) demostró que al mes de haber comprado un Porsche, ya no es el más grande logro, es, simplemente tu carro. 2. Las chivas y cachivaches no pueden quererte. Piensalo, uno

1. Las cosas materiales pierden su efecto «nuevo, poseo,  WOW, estatus etc. » en muy poco tiempo. Un estudio de un piscólogo gringo evolutivo (ahhh se me olvidó su nombre) demostró que al mes de haber comprado un Porsche, ya no es el más grande logro, es, simplemente tu carro.

2. Las chivas y cachivaches no pueden quererte. Piensalo, uno siempre está tratando de tener relaciones  sanas y afectuosas, pero las cosas no nos quieren de vuelta a nosotros. Por más sacrificios que hemos hecho para tenerlas y pagar por las deudas que nos ocasionaron, ellas como si nada. Valiendoles gorro.

3. Ocupan espacio valioso en nuestras casas y entorpecen el flujo de energía cuántica y cósmica. Ok, no hagan caso de lo último.

4. Las chivas y cachivaches en cantidades significativas nos alejan de todas nuestras metas. De la tranquilidad del futuro, del control de nuestras finanzas, de vivir sin deudas, etc.

5. En USA existe una frase que dice: «Keeping up with the Joneses» que significa el tratar de estar a la par y alcanzar el status económico (que generalmente es solo aparente porque los Joneses están ahogados en deudas) a través de las casas, carros, obejtos del vecino. No acumules chivas solo porque el de a lado las tiene. A el ni le importa y lo más seguro es que ni se entere.

6. La mayoría de las chivas que tenemos o no las usamos ya, o ya no sirven o se han convertido en algo para lo que no fueron diseñadas.

7. A muchas de las chivas a parte hay que darles mantenimiento de alguna forma, o cuidarlas, o reemplazarlas cada x tiempo, o gasto gasto gasto.

No se trata de volver a la era de piedra, pero ¿de verdad necesitamos tanta cosa?