¿Por qué damos vueltas en el mismo lugar?

26 de marzo de 2012
Image
¿Te ha pasado que cuando terminas una relación personal dices: «Me volvió a pasar lo mismo»? ¿O que cuando terminas una relación laboral te das cuenta de que sucedió el mismo patrón que tu empelo anterior?…Bueno pues a mi sí y varias veces, me sentía dando vueltas en el mismo lugar siempre, caras distintas, distintos lugares pero la misma dinámica

¿Te ha pasado que cuando terminas una relación personal dices: «Me volvió a pasar lo mismo»? ¿O que cuando terminas una relación laboral te das cuenta de que sucedió el mismo patrón que tu empelo anterior?…Bueno pues a mi sí y varias veces, me sentía dando vueltas en el mismo lugar siempre, caras distintas, distintos lugares pero la misma dinámica y el mismo sentimiento interno.

Después de analizarlo un poco noté que no sólo con el trabajo o la pareja me pasaba, me sucedía en casi todo lo que hacía, comer, sair al cine, ir de fiesta, limpiar mi casa, etc.

Y noté que me la pasaba haciendo los mismos aciertos y lo mismos errores en todo, lo grave era, que para nada las cosas mejoraban, sólo se repetían tediosamente. Entonces, noté que si ponía atención real a lo que hacía, sobretodo a  momentos clave de situaciones y hacia un par de respiraciones profundas antes de decidir nada, podía decidir diferente y dejar de repetir patrones, podía darme el chance de cometer errores nuevos  y aprender, de cometer aciertos nuevos  y aprender también.

Así que comencé a poner atención a cositas simples, el helado que elijo, las palomitas de maiz con las películas, el cine, el café que preparo y empecé a elegir pequeñas variantes para experimentar resultados diferentes, no necesariamente mejores o peores.

Y así, lo apliqué con todo, elegir trabajo, creencias, hábitos, pareja, palabras, comida…TODO.

Resultado: Me la paso bomba cada día de mi vida, aprendiendo cosas nuevas y dejando viejos patrones de pensamiento y relaciones. Sonrío el doble y disfruto más. Me doy la oportunidad de elegir diferente si así lo deseo y desarrollé la capacidad de hacerlo…y eso no tiene precio. 🙂

¿Te suena? No me creas nada, neta no, ponlo a prueba y saca tus propias conclusiones.

kidBuda

medita y desafía