Un Bodhistava es un súper héroe.

21 de mayo de 2012
Image
Mi post anterior hablaba de los Súper héroes, de  cómo quise imitarlos y de cómo ese camino me llevo a conocer la idea del Bodhistava. (aquí puedes leer el post anterior >>) En el Budismo hay varias maneras de entender la idea del Bodhisatva, depende de la tradición Budista que uno consulte, en mi camino de Dharma me topé con estas

Mi post anterior hablaba de los Súper héroes, de  cómo quise imitarlos y de cómo ese camino me llevo a conocer la idea del Bodhistava. (aquí puedes leer el post anterior >>)

En el Budismo hay varias maneras de entender la idea del Bodhisatva, depende de la tradición Budista que uno consulte, en mi camino de Dharma me topé con estas dos ideas:

1. El Bodhisatva es alguien que ha alcanzado el estado de Buda ( cuando el potencial completo de nuestra mente es revelado y usado ) y decide no «irse» la Nirvana y quedarse aquí en la Tierra para colaborar de manera activa en el desarrollo de todos los seres sintientes para que todos alcancen el estado de Buda y sólo en ese momento el Bodhisatva dejará Samsara (este mundo condicionado). El Dalai Lama cae en esta categoría

2. El Bodhisatva es alguien que se compromete con sí mismo a llegar al estado de Buda practicando el amor y la compasión, buscando siempre el bienestar de los demás a la par del propio, todavía no eres un Buda ( todavía no usas ni reconoces todo el potencial de tu mente) pero vas encaminado y con hartas ganas.

Retomando el post pasado, para mí, estas dos ideas corresponden perfecto a un Súper Héroe, lo «súper» no se mide si tienes músculos enormes, fuerza sobrehumana o puedes volar o lanzar rayos de los ojos, lo súper se mide por qué tan lleno está tu corazón de amor, compasión y de herramientas para vivirlo y aplicarlo con tod@s a tu alrededor de diferentes maneras, tú mismo, tu familia, los que «te caen mal», los que no conoces…

Esa idea me llegó hasta el tuétano, tanto que hace casi un par de años ya, tomé votos de Bodhisatva, lo que será tema para otro post en algún momento y esa idea me inspiró a escribir un pequeño cuento de ficción, llamado «El Monje y las sombras».

Aquí está el cuento para que lo descarguen si gustan >>

kidbuda
medita y desafía